Dicen que en el Hospital de Juárez trabajó una enfermera llamada Eulalia(hoy conocida como la planchada). Era una jovencita rubia, de ojos claros y facciones delicadas; y aunque un poco seria, todos la querían por su infinita amabilidad. No obstante, lo que más llamaba la atención es lo impecable que estaba siempre: no había un uniforme mejor planchado que el suyo. Seguir Leyendo

Leyenda de la pascualita, llamada tambien la novia más bonita de Chihuahua

La Pascualita” es un maniquí de cera que se volvió muy famoso en Chihuahua. Está expuesto en La Popular, una tienda de vestidos de novia, desde la década de los treinta; pero fue adquirido por la dueña en un almacén en México DF, aunque se dice que provino de París. Seguir Leyendo

Cuenta la leyenda que en los días lluviosos o llenos de neblina en la laguna de Ojo de Agua, en Ixtaczoquitlán, aparece una joven y bella mujer con cola de pez. Seguir Leyendo

Los Aluxes (se pronuncia Alushes) eran seres pequeños que fueron creados antiguamente a base de barro virgen. Su fin era proteger las tierras de sus dueños, proporcionarles buenas cosechas y espantar a los desconocidos, por lo que eran ocultados en los terrenos. Los creadores de Aluxes les hacían ofrendas y oraciones para que fueran fieles con ellos. Seguir Leyendo

Según una versión de la leyenda, tras alzarse como el Rey de Bretaña, Arturo fundó su corte en Camelot y se casó con Ginebra, la hija del rey de Leodegrance, quien gobernaba las tierras de Cameilard. Seguir Leyendo

Hace miles de años. Mucho antes de que la llegada de los europeos trastocara el mundo místico Seguir Leyendo

Todo comenzó cuando Don Jesús Flores, un comerciante millonario de café, oriundo de la ciudad de Guadalajara, se sentía muy solo, vivía en una mansión que muy pronto fue ocupada por una joven, cincuenta años más joven que él, Seguir Leyendo

Cuzán era una princesa muy hermosa cuyo cabello lucía como las alas de una golondrina (que significa Cuzán en maya). Era hija del Gran Señor que se sumerge en el cielo, llamado Ahnú Dtundtunxcaán, quien pronto prepararía su unión en matrimonio con el príncipe Ek Chapat, el hijo del Halach Uinic de la gran ciudad de Nan Chan. Seguir Leyendo

Cuenta la leyenda que las estaciones del año aún no tenían nombre ni espacio en el calendario, pues todas querían ocupar la tierra al mismo tiempo y no se ponían de acuerdo. Fue por eso que un día decidieron reunirse y solucionar el problema. Seguir Leyendo

Cerca de comenzar el 1908 en México, más específicamente en Veracruz, se encontraba la gente a travesando un gran brote de meningitis. Seguir Leyendo