Leyenda de Ollantay

El Inca era un hombre bien rudo que tenía como hija a Coyllur, nombre estrella y nostalgia, él la amaba con locura y la celaba de cualquier hombre, ella era hija del sol y hermosa por naturaleza. Ollantay se enamoró de Coyllur a primera vista y ella también se enamoró de inmediato, el problema era el Inca que jamás permitiría la unión. Luego de una larga guerra que ganó Ollantay como líder militar, él pidió al Inca la mano de su hija en vez de cualquier riqueza del mundo, pero el enojo fue demasiado importante.

Como resultado de un pedido imposible, el Inca le explicó a Ollantay que él hijo de la tierra jamás estaría con una hija del sol. Sin embargo, antes de que lo aprese, él logró escapar, mientras que el castigo de Coyllur por enamorarse así fue el de ser encerrada en un templo del sol para dar su vida a este por siempre. Este fue su destino hasta que Ollantay la raptó del sitio sagrado.

JOllantayuntos pudieron pasar poco tiempo hasta que un traidor mató al hombre que cuidaba la muralla de Ollantay y entonces pudieran pasar las tropas del Inca para castigarlos por su amor imposible. La mujer con nombre de estrella fue desterrada para siempre de su pueblo y el Tintan de Los Andes, como se lo solía llamar, fue condenado a la muerte en ese mismo momento, nada pudo evitar su separación, pero se amaron de un modo que nadie podría entender.

SIGUIENTE LEYENDA:

LEYENDA ANTERIOR: