Leyenda del Puente de Los Duendes

Muchas personas aseguran haber visto duendes, otras aseveran haber sido encantadas por estas pequeñas criaturas, mientras que otras personas simplemente no regresan para contarlo; tal como pasa en el puente de los duendes que se encuentra ubicada en la sierra Mixteca de Puebla, sobre el cual la gente teme pasar porque si los atrapan los duendes jamás se vuelve a saber de ellos.

Leyenda completa del puente de los duendes

Leyenda del Puente de Los Duendes

Cuenta la leyenda que hubo una época en la que muchos foráneos se acercaban a puebla para parrandear y cuando les tocaba volver a sus pueblos tenían que pasar por un puente al que se le conoce como el puente de los duendes.

Dicho pasadizo recibía este nombre porque ya muchos habitantes habían divisado en más de una ocasión a pequeños hombrecitos que no median más de un metro y que tenían una apariencia tenebrosa, que aparecían y desaparecían debajo del puente.

Para atraer a su victimas los duendes se transformaban en animales apetecibles con la intención de que los persiguieran y así lograr encantar a las personas para que más nunca se volviera a saber de ellas.

Un día, un foráneo que regresaba de un festejo un poco tomado, vio a lo lejos una gallina regordeta, el animal de inmediato le llamó la atención, primeramente por lo gorda que se veía y segundo por lo raro que le pareció ver una gallina suelta a esa hora, pues, lo normal era que las personas encerraran a sus animales para que no se los comieran los animales más grandes.

Sin embargo, el hombre se vio tentado solo de pensar lo bueno que le quedaría el caldo de gallina, que además le sentaría muy bien.

La gallina no parecía oponerse a que este hombre la atrapara, pero al mismo tiempo se mostraba escurridiza haciendo que el hombre corriera tras de ella debajo del puente.

Al llegar al sitio en cuestión el hombre se sorprendió al sentirse completamente sin fuerzas y al darse cuenta que la gallina de a poco se iba convirtiendo en un duende escalofriante.

Cuando miró a su alrededor se percató que se encontraba en un lugar oscuro al que nunca había ido.

Cuando miró al otro lado, vio muchos otros duendes caminando en fila, esto le causo mucho miedo.

Leyenda del Puente de Los DuendesDespavorido, el pobre hombre empezó a rezar, pidiéndole a Dios que no les diera su alma a y acto seguido se hizo la señal de la cruz.

Este acto neutralizó a los duendes, los cuales se enojaron mucho y dejaron escapar al hombre, quien aun sin fuerzas durmió a la orilla del puente.

Al día siguiente cuando despertó pensó que había tenido un sueño, pero cuando observo bien, se dio cuenta de que todo a su alrededor estaba lleno de plumas de gallina.

El hombre y la mayoría de los habitantes de Puebla evitan pasar por ese puente, pero cuando lo hacen primero se persignan y luego le entregan su alma a Dios.

Leyenda del Puente de Los Duendes
4 (80%) 4 votes

Sin comentarios aún. Sé el primero en comentar.