Leyendas mayas

Leyenda de los primeros hombres. Cuenta una leyenda maya que los dioses quisieron crear seres más inteligentes que los animales, es decir, que pudieran razonar y hablar en un lenguaje con sentido común. Por ello decidieron crear al hombre de lodo, que podía hablar, y de hecho tenía una voz muy armoniosa, pero no decía nada coherente, ni podía mantenerse de pie porque se desintegraba en el agua.

Luego intentaron crear a los hombres de madera, para que anduvieran derechos sobre la tierra. Así lo hicieron y tuvieron hijos entre sus similares, pero estos hombres no tenían sentimientos, de modo que no comprendían los deseos de los dioses ni les adoraban. Al aceptarlo, los dioses lanzaron una lluvia de fuego para volver cenizas a estos seres imperfectos.

Leyenda de los primeros hombresEntonces decidieron crear al hombre de piel de maíz y esqueleto de madera, lo que más adelante sería un ser de carne y hueso. Al tenerlos listos, les hicieron una prueba de inteligencia, preguntándoles acerca del mundo que los rodeaba. Estos hombres contestaron, muy razonablemente: “Ustedes nos han dado la vida y gracias a eso sabemos lo que sabemos, somos lo que somos y comprendemos lo que vemos. Sabemos que en el mundo reposan cuatro rincones que delimitan todo lo que nos rodea”.

Sin embargo, los dioses se preocuparon de que el nuevo hombre tuviera tanto conocimiento y decidieron buscar la manera de que lo redujera para que no se ensimismara y se llenara de orgullo. Por eso crearon a las mujeres, para que les hicieran compañía y les complementaran para formar una familia. Los hijos de estas parejas empezaron a poblar la tierra. Los primeros hombres, entonces, eran tan bellos como sus madres y tan fuertes como sus padres.

Leyenda de la creación del mundo

Antes de que existiera todo lo que nos rodea solo había una gran placa de tierra, cubierta por cuerpos de agua. En lo profundo de las tinieblas vivían los dioses Tepeu, Gucumats y Huracán, quienes decidieron traer la luz, lo que hizo que el mar se retirara y diera paso a la tierra donde posteriormente crecieron y florecieron los árboles.

Leyendas mayasLos dioses estuvieron a gusto con lo que vieron, pero sintieron que las selvas y bosques necesitarían guardianes, de modo que crearon a los animales. Sin embargo, estos permanecieron inmóviles hasta recibir instrucciones de parte de los dioses: “Tú vivirás en el río, tú en el bosque, tú volarás por los aires y tú marcharás a cuatro patas y llevarás cargas en el futuro”, y así con cada especie.

Cada animal hizo lo que le fue ordenado, pero a pesar de que siguieron sus instrucciones, los dioses no quedaron contentos con lo sumisos que resultaron ser, por lo que no les dieron voz. Así pues, los animales solo podrían emitir sonidos incoherentes, sin expresar ideas.

Luego de reunirse para decidir qué harían, las deidades llegaron a un acuerdo. Los animales más débiles vivirían con temor a las especies más fuertes, las cuales podrían devorarles. En ese momento, los animales intentaron hablar para defenderse, pero no lo consiguieron y aceptaron su destino.